18/05/2020

Los museos de comida más curiosos del mundo

El placer de comer se extiende por todo el planeta tierra, por eso quizá la humanidad no ha podido dejar pasar la oportunidad de dedicarle los museos más variopintos a lo largo y ancho del mundo. Pero, ¿y qué ocurre con los utensilios que usamos para cocinar los alimentos? ¿Nadie se acuerda de ellos? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Curiosidades

La historia de la humanidad está ligada a la forma de alimentarnos: qué comemos y cómo lo comemos. Y nada mejor que visitar los museos de comida más curiosos del mundo para dar cuenta de ello.

Museos internacionales y nacionales que no puedes perderte

El chocolate es uno de los alimentos estrella y cuenta con espacios en varias partes del mundo. Por ejemplo el Museo del Chocolate de Colonia (Alemania) que recibe a sus visitantes con una fuente de chocolate de tres metros de altura. Sin fuente pero con un repaso a toda la historia gastronómica y medicinal, el Museo del Chocolate en Barcelona es una alternativa perfecta para conocer más a fondo el alimento que quita penas y pone kilos.

Mención especial merece el Museo de la comida quemada que se encuentra en Virginia (EEUU) y es que, ¿a quién no se le ha pasado de hecha la comida alguna vez? ¿Cuántos hemos tirado la sartén y el estropicio resultante a la basura? ¡Muchos! Aunque eso era antes de que supiéramos cómo recuperar una sartén quemada.

“El oro líquido” tiene su reconocimiento en diferentes puntos de la gastronomía española, cómo no podría ser de otra forma, pero mención especial merecen el Museo del Aceite de Oliva de Almería y el Centro de Interpretación Olivar y Aceite de Úbeda (Jaén). Y es que, ¿qué sería de la gastronomía española si no existiera? ¿Qué sería de nuestra comida sin esa gotita que echamos antes de poner la sartén al fuego?

Casi por cada alimento de la dieta mediterránea tenemos un lugar de culto y conocimiento. Desde el Museo del Queso en Amsterdam o sus homólogos españoles como el del Queso Manchego, o del Queso Majorero o del Queso Cabrales; pasando por el museo de la Mostaza de Wisconsin o  del Museo del Helado Caprigiani de Bolonia. Si queremos saber más de un alimento ten por seguro que en algún lugar del mundo tendrá su altar.

Pero , ¿y qué ocurre con los utensilios que usamos para cocinar los alimentos? ¿Nadie se acuerda de ellos? Pues sí. Hay alguien que además de acordarse los ha recopilado en su propio museo con 1.500 objetos distribuidos en 6 salas de exposiciones con diferentes temas que repasan la evolución de los utensilios de cocina en el tiempo. Se encuentra ubicado en Saint-Denis-la-Chevasse (Francia) y es un buen punto de partida para conocer cómo hemos llegado a cocinar en la actualidad y por qué en Vitrinor Magefesa llevámos más de 25 años dedicándonos a la fabricación de menaje de cocina.

Comparte en redes sociales: