17/08/2016

Diferencias entre una sartén de acero vitrificado y una sartén de acero inoxidable

Aquí te ofrecemos una comparativa entre los dos modelos de sartenes más comunes: acero vitrificado

Nuevos productos

Nuestra cocina está siempre llena de sartenes y nunca tenemos claro de qué material están hechas, si se pueden usar con cualquier tipo de cocina, o si existe una más adecuada para un alimento que otra. Aquí te ofrecemos una comparativa entre los dos modelos de sartenes más comunes: acero vitrificado y acero inoxidable.

Las sartenes de acero inoxidable se fabrican gracias a una aleación de acero (hierro + carbono) con otros metales como el níquel o el molibdeno, lo que lo convierte en acero inoxidable. Se trata de un material muy resistente a la corrosión, pero en contacto con ciertos ácidos, el hierro puede reaccionar dando lugar a picaduras generalizadas en la superficie de la sartén.

Las sartenes de acero vitrificado estás compuestas por láminas de acero que cuentan con un recubrimiento vítreo de boro, aluminio o silicatos, lo que le proporciona una larga duración sin perder el brillo y la calidad del material.

 

Comparativa entre una sarten de acero vitrificado y una de acero inoxidable

Las sartenes de acero inoxidable son más resistentes y duraderas, pero no son buenas conductoras del calor, por lo que es necesario usar temperaturas más altas o comprar aquellas que contengan fondos difusores combinados con otros metales que conduzcan mejor el calor. Por otro lado, las de acero vitrificado son unas excelentes conductoras del calor pero requieren de mayor cuidado a la hora de lavarlas.

El uso que se le puede dar a cada una de ellas, en el caso de las sartenes de acero inoxidable, es más limitado. Frente a las sartenes de acero vitrificado, que son aptas para todo tipo de cocinas (gas, vitrocerámica e inducción), las de acero inoxidable no están especialmente indicadas para cocinas de inducción (por la dificultad en distribuir el calor de manera uniforme).

Por último, a la hora de cocinar, la capa antiadherente de las sartenes de acero vitrificado resulta más útil frente al acero inoxidable, en donde la comida tiende a pegarse con mayor facilidad.

 

Consejos de uso y mantenimiento

Si te decantas por las sartenes de acero inoxidable, te aconsejamos que pongas la sartén al fuego sin aceite y la caliente hasta que esté a una temperatura perfecta para cocinar. ¿Cómo lo sabes? Echando unas gotas de agua (salpicaduras). Si se quedan secas inmediatamente, pasa un poco de papel para retirar los restos y ya puedes echar el aceite. Después ya puedes cocinar los alimentos a una temperatura media.

En el caso del acero vitrificado deberá cocinar siempre a temperaturas media para que la comida mantenga sus propiedades naturales además de que evitará que los alimentos se peguen y la superficie antiadherente sufra daños irreparables. Utilice utensilios de madera, silicona o plástico que evite que se deteriore la capa exterior.

 

Noticias relacionadas: