15/11/2019

Consejos para limpiar correctamente una plancha de cocina

Muchas veces eliminar la suciedad de tu plancha de cocina se convierte en una labor complicada. Desde Universo Vitrinor te contamos qué pasos seguir para limpiarla de manera sencilla y rápida y así conseguir que quede perfecta para la próxima vez que la necesites. ¡Toma nota!

Trucos prácticos

Las planchas de cocina son un utensilio perfecto para preparar recetas ricas y saludables de forma fácil. Tanto es así que, a la hora de cocinar a la plancha, existen diferencias entre plancha y sartén: no todas las sartenes sirven para este tipo de cocinado y a la plancha se consiguen que las carnes y pescados se doren mejor.

A pesar de sus ventajas, cuando se trata de limpiar una plancha de cocina y especialmente si están muy sucias, podemos acabar por desesperarnos y no utilizarlas. Y todo es porque no lo hacemos de manera correcta. Esto no solo te hará perder el tiempo sino que también puede perjudicar a los siguientes platos que prepares en tu plancha. 

Una correcta limpieza de tu plancha de cocina evitará que los ingredientes se peguen y los sabores se entremezclen. Ahora bien, cómo hacerlo dependerá de qué tipo de plancha tengas.

Cómo limpiar una plancha de cocina

Si tu plancha es eléctrica o de asas para el gas o la vitrocerámica, te resultará más fácil limpiarla en caliente. Un truco para eliminar la suciedad rápidamente echa unos hielos sobre la plancha. El contraste de temperatura hará que los restos de comida adheridos se suelten más fácilmente.

A continuación, pasa un papel de cocina o un trapo con jabón, aclárala y ya estará lista. Si deseas que la plancha quede más reluciente puedes utilizar productos como vinagre o limón para este paso.

Si no has podido limpiarla en caliente, lo mejor es que la dejes enfriar y secar totalmente y prepares una mezcla de agua y un puñado de sal gorda. Aplícala durante unos segundos para que ablande la suciedad y luego retírala y frota con ayuda de una esponja mojada. Luego solo la tendrás que enjuagar con agua y secarla con un trapo o papel de cocina.

En caso de tu plancha sea de cerámica o terracota, nunca la limpies utilizando agua fría si todavía está caliente. Ese contraste de temperatura podría romperla. Lo mejor es que, cuando esté caliente, utilices una espátula con algo de jabón

Si está especialmente sucia, puedes usar la mezcla de agua y sal y calentar un poco la plancha de nuevo para retirar mejor los restos de comida. La sal, al igual que el limón, también ayudará a eliminar el sabor a quemado de la plancha. 

Siguiendo estos consejos conseguirás dejar limpia tu plancha y también alargar su vida para continuar cocinando con ella las mejores recetas a la plancha.

Comparte en redes sociales: