28/09/2020

Cómo hacer pan casero en sartén

Si te encanta el pan y quieres hacerlo de forma casera pero sin horno, prueba a realizar este pan casero sin hornear con la receta que os dejamos en este nuevo post de Universo Vitrinor.

Recetas

Si has hecho clic en el enlace para saber cómo hacer pan casero tradicional, este no es tu post. Pero sí lo es, si lo que quieres es hacer un pan en casa sin horno. ¡Sí! Solo con tu sartén. También puedes hacerlo con nuestra cocina al vapor Vitrinor, como hizo Carmina en la cocina en este post: Pan chino al vapor.

Pero vamos ya con la receta para hacer en casa un pan sin horno y a la sartén (o muffin inglés). Un pan perfecto para tomar en el desayuno con un poco de mantequilla, con tomate y aceite, con aguacate ¡o con lo que quieras! 

Ingredientes del pan en sartén

  • 350 gr de harina
  • 175 ml de agua tibia
  • 1 huevo
  • 45 ml de aceite de girasol
  • 7 gr de levadura seca de panadería
  • 1/2 cucharadita de sal

 

Elaboración del pan casero sin horno

Lo primero y, en esta ocasión, lo más importante es la sartén. Vamos a cocinar pan, por lo que necesitas una sartén antiadherente que esté en buen estado para evitar que se pegue. Te recomendamos que utilices una sartén en acero vitrificado ECO de Vitrinor ya que además de ser antiadherente, es perfecta para cocinar a temperaturas medias y usando poco aceite

Una vez tengas tu sartén, comenzaremos poniendo la harina en un bol . Luego, hacemos un hueco en el centro como si fuera un volcán. Añadimos la levadura, la sal, el agua, el aceite y el huevo. Mezclas con las manos hasta que estén bien integrados todos los ingredientes.

Una vez tengamos unaa bola más o menos uniforme, la pasamos a la meseta o lugar donde vayas a trabajar. Recuerda que previamente debe estar espolvoreada con harina. Es el momento de amasar unos 5 minutos, estirando de vez en cuando hacia adelante y volviendo a doblar para que se esponje y se airee.  

Hecho el paso anterior, volvemos a darle forma de bola y la llevamos a un recipiente enharinado. La tapamos con un paño y dejamos reposar de media hora a una hora hasta que haya doblado su tamaño.

Cuando veamos que se ha duplicado su volumen ya poodemos trabajar el pan. Es el momento de ayudarnos con un rodillo para estirar la masa hasta que tenga más o menos un centímetro de grosor.

Recortamos los panecillos con un cortador redondo o con un vaso. Los restos de masa que se van quedando una vez cortados los volvemos a amasar, estirar y cortar para hacer más. Una vez los tenemos todos, los colocamos en una bandeja forrada y los dejamos reposar tapados unos 30 minutos para que se esponjen.  

¡Hora de cocinarlos! Es el momento de sacar nuestra sartén de Magefesa antiadherente y ponerla al fuego para que se caliente. Colocamos unos tres bollitos separados entre sí, tapamos y cocinamos unos 4 minutos a fuego lento. Les damos la vuelta y los hacemos 4 minutos más.

Por último, os recomendamos dar un último repaso con dos minutos por cada lado, siempre tapados y a fuego lento. 

¡Y listo! Abrir con cuidado y disfrutar de un pan recién hecho de forma fácil y rápida. Si lo pones en marcha, ¡cuéntanoslo en redes sociales! 

 

Comparte en redes sociales: