26/07/2021

De la tierra a tu mesa con Vitrinor: cómo montar un huerto ecológico en casa

Desde Vitrinor, te animamos a que, si tienes terraza o jardín, montes tu propio huerto ecológico en casa. Estamos a favor del ahorro y cuidado del entorno.

Curiosidades

Desde Vitrinor seguimos acompañándote en tu hoja de ruta a la sostenibilidad. Ahora te proponemos cultivar tus propias verduras y hortalizas en casa. Ya verás que es algo más sencillo de lo que, en un principio, puedes imaginar.

El cultivo de verduras ecológicas tiene un menor impacto ambiental. Por un lado, porque no se utilizan químicos artificiales presentes en pesticidas y fertilizantes que degradan las aguas cercanas a los campos de cultivos y, por otro lado, se abandonan prácticas de agricultura intensiva que agotan el sustrato impidiendo cultivar de manera sostenible. 

 

Empezar con el huerto ecológico

¿Cómo empezamos a planificar nuestro huerto? Lo mejor es comenzar con un plan escalable. Es decir, empezar con una propuesta sencilla para ir creciendo poco a poco. Así la experiencia será satisfactoria y no desearás abandonar rápidamente. Valoraremos aspectos importantes:  localización, terreno, abono, semillas y siembra. 

-Localización: Lo ideal sería que tuvieras una parcela para dar rienda suelta a tus cultivos pero, como sabemos que generalmente no es el caso, empezaremos por tener en cuenta que tienes un espacio reducido en tu hogar. Una jardinera en una terraza sería ideal para comenzar con unas tomateras, pimientos y rabanitos. Si no es tu caso, un alféizar de ventana puede ser una opción para comenzar genial. La clave es que tiene que ser un lugar que tenga una exposición solar de varias horas al día. 

-Terreno: comprobar la calidad del suelo. Revisa el Ph y que no tenga químicos añadidos. Se puede comprar esta variedad si te resulta más fácil para comenzar. 

-Abono: De origen animal o vegetal, no artificial. El compost suele ser una opción socorrida. Los restos vegetales puedes utilizarlos para generar compost y de esta manera generamos cero residuos. 

-Semillas ecológicas: Se pueden comprar estas variedades de origen sostenible. Si quieres todavía más lejos, puedes conseguir las semillas de productos que compres. Por ejemplo, de un tomate comprado podrías tener tu propia simiente

-Siembra: Sigue el calendario de cultivos y revisa los cultivos que son compatibles en un mismo espacio. 


Esperamos haberte ayudado a seguir dando tus primeros pasos en una vida más sostenible y no te pierdas nuestras próximas entradas de blog porque seguiremos hablando sobre estos temas para cuidarte a ti y al medio ambiente. ¡Nos leemos en la próxima!