25/10/2019

Qué es la inducción magnética: así funciona tu cocina

Las cocinas por inducción son famosas por su eficiencia energética: calientan más rápido y desperdician menos energía, Pero, ¿sabes cómo funcionan? Desde el blog de Vitrinor te contamos cómo funcionan y cuál es la clave de su éxito.

Curiosidades

La inducción magnética tiene múltiples aplicaciones y cada vez más extendidas. Entre ellas, destaca su uso para cocinar. Las cocinas de inducción están presentes en muchos hogares y son las preferidas de muchos.

Aunque hay opiniones para todos los gustos, la diferencia entre placa de inducción y vitrocerámica que más se tiene en cuenta a la hora de elegir entre uno y otra es la eficiencia energética de las primeras. Cocinar por inducción permite calentar mucho más rápido y aprovechar al máximo la energía utilizada. Ahora bien, ¿cómo se consigue eso? ¡Toma nota!

¿Cómo funciona la inducción magnética?

La inducción magnética la descubrió Michael Faraday en 1831 en Inglaterra. Este físico se percató de que un campo magnético variable produce un campo eléctrico que, al entrar en contacto con un material conductor, provoca calor.

Así las placas de inducción de las cocinas consiguen que el calor pase directamente al menaje gracias a su sistema de campos magnéticos. Este proceso evita que se pierda energía y con ello que la comida se caliente más rápido que con otras alternativas. 

Ahora bien, se ha de tener en cuenta que estas placas solo calientan si entra en contacto con baterías realizadas con un material ferromagnético. De este modo, aunque coloques otro tipo de material, este no se calentará porque no se produce el efecto necesario entre los campos magnéticos.

En Vitrinor casi todos los artículos son válidos para inducción. Un truco para saber si tu menaje es válido consiste en algo tan sencillo como acercar un imán a su base. Si este se pega lo podrás utilizar en tus placas de inducción.

Las cocinas por inducción aparecieron a principios del siglo XX y desde entonces han ido incorporando mejoras. En la actualidad, la tecnología que utilizan hace que sean más costosas que las vitrocerámicas tradicionales

Sin embargo, son muchos los que aseguran que el ahorro energético merece la pena, especialmente si se va a utilizar para tiempos cortos como freír un filete. Ahora bien, a la hora de elegir en cada casa, todo dependerá del uso que se le vaya a dar la cocina.

Comparte en redes sociales: