20/09/2019

Hamburguesas de lentejas: así se hacen

Cada día son más los adeptos a la dieta vegana, si eres uno de ellos pero echas de menos la comida típica cuya base es la carne, Vitrinor te trae esta estupenda receta para hacer riquísimas hamburguesas de lentejas. ¡Sigue leyendo y ponla en práctica!

Curiosidades

Seas o no vegetariano esta receta cabe en tu libro de cocina como un básico y es que hasta sirve para engañar a los más peques de la casa a que coman esas temidas lentejas y verduras que solo de verlas se les quita el hambre.

Lo primero que debes saber es que necesitarás tener las lentejas cocidas previamente. Puedes decantarte por comprarte un bote de ellas cocinadas o puedes hacerlas rápidamente y sin manchar (casi) nada con la olla express, ya que el tiempo de cocción de las lentejas con este sistema es casi inapreciable.

Receta de la hamburguesa de lentejas

Ingredientes:
400 gr. de lentejas cocidas
1 cebolla
1 pimiento rojo
1 zanahoria
1 puñado de guisantes
Pan rallado
Sal, pimientas y especias al gusto

Ten en cuenta que las verduras a utilizar pueden ser las que quieras y sustitutivas unas de otras. Te recomendamos que no uses más de tres, pero por comodidad y para que quede bien compactas.

El primer paso es picar las verduras que tengamos, en este caso será la cebolla, la zanahoria y el pimiento. El tamaño lo dejamos a vuestro gusto, si es para los peques te recomendamos que lo hagas en trozos muy pequeños. Lo sofreímos con los guisantes hasta que esté todo blandito.

Una vez cocinadas las verduras, lo mezclamos con las lentejas que tenemos cocidas y en un bol. Llega el momento de triturar todo, hasta que quede una masa un tanto homogénea sin que sea puré.

Preparada esta masa, le vamos añadiendo pan rallado hasta que se despegue bien de las manos y se puedan hacer bolas manejables. El pan rallado solo es el aliado que evitará que se desahagan al freírlas. ¡No le tengáis miedo!

Una vez con las bolas preparadas, es el momento de aplastarlas y darles formas de hamburguesa (con la mano o ayudándoos de un molde, eso al gusto).

Ahora solo queda el último paso: freírlas hasta que se doren. ¡Listo!

Comparte en redes sociales: