13/12/2017

Cómo saber si una sartén vale para inducción

¿Quieres saber si tus sartenes son válidas para las placas de inducción? ¿Sabes distinguirla de las de otro tipo? Aquí te damos algunas pistas.

Trucos prácticos

¿Has cambiado tu cocina y no sabes si tus sartenes de acero son válidas para inducción? Todo el menaje válido para inducción cuenta con un logotipo, como el que ves en la imagen que representa una especie de muelle. Pero a veces, los sellos de nuestras sartenes se han borrado con los lavados y no sabemos cómo comprobar si su uso es correcto.

Pues lo cierto es que la respuesta es bien sencilla y además se obtiene en muy poco tiempo. Basta con coger un imán y comprobar si éste se queda adherido a nuestra sartén. Por ejemplo, podemos coger un imán de nuestros viajes que tengamos en la nevera y lo comprobamos. Así de fácil y rápido.

En Vitrinor contamos con una amplia gama de sartenes de inducción que reúnen las condiciones necesarias para ser utilizadas en estas cocinas. A partir de ahí ya entra tu gusto y sobre todo las características de tu cocina para poder utilizar este tipo de menaje.

Cómo funcionan las sartenes de inducción

La  inducción tiene como principal característica que genera una serie de campos magnéticos que calientan solo el recipiente donde se cocina - en el caso que nos ocupa nuestro sartén - pero no produce calor sobre el cristal de la placa de la cocina. La principal pega que uno se puede encontrar a la hora de contar con una cocina de este tipo es precisamente que no todos los utensilios valen. De ahí la importancia de lo que aquí te contamos.

En cuanto a las ventajas del uso de cocinas de inducción, por ejemplo: Calientan más rápido y la hora de limpiar se agradece porque si se derrama algo por el borde no se queda pegado, ya que el calor se limita a la sartén. A nuestro favor también tenemos que una vez que dejemos de cocinar, las placas de inducción dejan de generar calor, así, si vamos justos de tiempo y necesitamos limpiar de manera rápida la cocina podemos hacerlo, algo que no se puede hacer con la vitrocerámica ya que sigue produciendo calor y hay que esperar a que enfríe.

Entre los inconvenientes quizás está el precio. Una cocina de inducción es más cara. Y luego está el hecho de que tienes que contar con productos válidos, aunque en Magefesa tenemos muchas opciones muy versátiles.