30/11/2018

¿Cómo hacer café en una cafetera italiana mejor que con cápsulas?

Te contamos cómo preparar el mejor café en una cafetera italiana paso a paso para que disfrutes del manjar además de contribuir con el medio ambiente evitando usar elementos como las cápsulas.

Trucos prácticos

Las cafeteras italianas llevan en nuestras cocinas mucho tiempo, al menos desde que dejáramos de hacerlo en ollas para pasar a una fórmula más fácil, natural  y rápida sin perder sabor ni propiedades. Seguro que en tu casa tienes una, y es que es un instrumento que no falta en ninguna cocina española.

¡Así se hace un buen café en cafetera italiana!

Cada vez más gente usa las cafeteras de cápsulas, ya sea por comodidad o tiempo, pero no hay nada que iguale el sabor de un buen café hecho en la cafetera italiana de toda la vida. Además, las cápsulas pueden llegar a ser altamente contaminantes si no se tiran en el lugar adecuado.

En este post te vamos a dar unos cuantos consejos para que hagas el mejor café posible en tu cafetera italiana ¡y te olvides de las cápsulas!

Compra un café de calidad. En España se utiliza muchísimo el torrefacto, pero debes saber que viene de una materia prima de baja calidad y en realidad acabamos con un producto final con hasta un 15% menos de café. Mejor opta por opciones de mejor calidad para no perder ninguna de sus características.

Usa café recién molido. Lo mejor es que compres el café en grano y luego lo pases por el molinillo. Actualmente sus precios son más asequibles y no se tarda mucho en hacerlo. Al moler el grano en el momento el café obtiene muchísimo aroma y un sabor distinto al comprado ya molido..

De todas formas, compres torrefacto o no, lo muelas en casa o lo compres molido ¡aquí llega lo importante! Cuándo eches el café, llena el cazito de la cafetera italiana  hasta el borde pero no lo presiones, y  asegúrate siempre de que no queda nada en la rosca para prevenir atascos.

Te aconsejamos que utilices agua mineral natural ya que es una parte muy importante del café. Precalienta el agua para que el café sufra lo menos posible con el calor. Llena la cafetera italiana hasta la válvula. Empieza a hacer el café primero con la tapa abierta y cuando empiece a sonar ciérrala.

Por último deja reposar el café unos minutos antes de tomarlo.