31/08/2018

Cómo hacer palomitas en una sartén. Palomitas caseras.

Dulces, saladas, con caramelo, de colores… Si eres fan de las palomitas (nosotros, sí), no te pierdas el siguiente post con consejos para hacer palomitas caseras en una sartén. ¡Sigue leyendo!

Trucos prácticos

Hacer palomitas en un sartén, a la antigua usanza, te permitirá comer unas palomitas más sanas y frescas que si las compras en un supermercado ya hechas o para hacer en el microondas. Es muy fácil y harás un aperitivo delicioso para toda la familia.

Lo que necesitas para hacer tus palomitas en una sartén es: granos de maíz, aceite y una sartén (con tapa). Si las quieres dulces, necesitarás azúcar. Si prefieres unas palomitas con caramelo no te olvides de tenerlo a mano o si quieres innovar con unas palomitas con queso… ¡necesitarás cheddar!

Hay tres pasos básicos para llevar a buen puerto esta receta: necesitas colocar la sartén al fuego -siempre en temperatura media- con el suficiente aceite para que las palomitas puedan empaparse. Hecha los granos en la sartén sin que queden unos encima de otros ¡Si pones muchos tu sartén se desbordará!

Llega el momento de que empiece la magia pero siempre y cuando hayas puesto la tapa. Ahora solo deja que el poder de la cocina haga que los granos se transformen en palomitas. ¡OJO! No quites la tapa hasta que dejen de explotar. Si quieres, mientras los granos de maíz se van abriendo puedes mover un poco la sartén para que aceite llegue bien a todas partes y no te queden algunas sin hacer.

Una vez listo, solo tienes que aderezar las palomitas caseras hechas en una sartén con el condimento que más te guste: sal, azúcar, caramelo, queso, ¿chocolate?... ¡El límite es tu imaginación! (y tú paladar…)

Consejos para hacer palomitas en una sartén y ser el rey de tu cocina:

  • Ten cuidado de no poner mucho o muy poco aceite en el sartén. Muy poco aceite y las palomitas no explotarán, y mucho aceite resultará en palomitas mojadas.
  • Puedes agitar un par de veces el sartén con cuidado cuando esté explotando, para que el calor envuelva mejor las palomitas y el aceite se distribuya mejor.
  • Si muchas palomitas no se hicieron, puede ser que no hayas utilizado suficiente aceite, el fuego estaba muy bajo o colocaste demasiados granos.