junio 2018

Qué puedes cocinar en un wok

Las sartenes de origen oriental son muy versátiles y en ellas todo va bien. Carnes, pescados, verduras, mariscos y pastas pueden convivir en unas recetas muy sanas.

Todo tiene cabida en un wok. Quizá pienses que usar uno es una moda y que la fiebre no durará mucho, pero considera que es un utensilio utilizado desde hace muchos siglos en China y que en Occidente es ya muy conocido. Ese factor temporal es importante porque deja todo un legado de preparaciones y recetas que permiten disfrutar de alimentos crujientes y jugosos sean cuales sean tus preferencias: carnes, pescados, mariscos, verduras, pasta, tofu, cereales o fruta.

El wok tradicional era de hierro fundido. Era muy pesado debido a ese material, pero resultaba apropiado para cocinar directamente sobre una llama alta. Hoy en día, existen versiones en otros materiales, como acero y aluminio, que ofrecen toda la calidad de la tecnología moderna y permiten usar los recipientes sobre las fuentes de calor habituales en las cocinas del siglo XXI, ya se trate de cocinas de gas, eléctricas, vitrocerámicas o de inducción. Los encontrarás, por ejemplo, en las gamas Authentique Borgoña o K2, entre otras opciones de Vitrinor y Magefesa.

Optar por cocinar en un wok no significa ni mucho menos repetirte o condenarte a una dieta monótona y aburrida. Podrás encontrar  una enorme variedad de recetas. Las de carne tienen como base el pollo, la ternera o el cerdo y pueden combinarse con verduras, frutos secos y toques de manzana. O puedes usar como base arroz, tallarines o fideos chinos y combinarlos con carne y verduras. Pimientos, calabacín, acelgas o espárragos trigueros: todos se llevan bien con el wok. Y en pescados o mariscos puedes añadir salmón, gambas o sepia. Solo son sugerencia. En cualquier libro de cocina o en páginas web especializadas en cocina pueden encontrar miles de recetas y preparaciones.

La versatilidad del wok

Recuerda, además, que un wok es un instrumento muy versátil. Por lo general, lo asociamos a la preparación de salteados, pero eso no es lo único que puede hacerse con él. Freír, cocer o cocinar al vapor (se necesita añadirle un cestillo para esto último) también están al alcance de sus posibilidades.

Es innegable, sin embargo, que los salteados son los reyes en su uso. Apenas se necesitan unas gotas de aceite para ello. Así todo es más sano y con menos grasas. Recuerda que, para sacarle el máximo partido, es recomendable tener preparados todos los ingredientes que vayas a usar antes de ponerlo al fuego, porque la gracia del wok es su capacidad para caldearse con rapidez y a temperaturas muy altas y luego repartir el calor de manera uniforme. Por lo tanto, no conviene perder tiempo cortando alimentos una vez que ya lo has puesto al fuego.

Los usuarios más avanzados pueden animarse también con las tempuras. Incluso es posible freír unas croquetas. Déjalas reposar luego sobre papel de cocina para que se desprendan del aceite sobrante.

Otro truco que siempre debes tener en cuenta es que los trozos de los ingredientes han de ser de un tamaño similar para su punto de hechura sea el mismo. Lo ideal es dejar los alimentos ligeramente tostados por fuera y al dente por dentro, con todos sus juegos, olores y sabores esperando para su consumo. Cuando ya estén hechos y hayas preparado el fuego, también puedes dejar brevemente el wok sobre la fuente de calor para darle un toque final a tus platos.

 

» Volver a Noticias